Make your own free website on Tripod.com

BIG BANG COMICS

Por Tito Rufasto

Universos, multiversos, líneas paralelas de tiempo. Hubo una época en que éstos existieron, en gran diversidad. El fenómeno de las realidades paralelas tiene para muchos (y me cuento entre ellos) aireas de nostalgia. Como sabemos, allá por 1985 DC Comics eligió dar por terminado este paralelismo (una "reestructuración simplificadora") del mundo de los superhéroes, para lo cual hizo uso de una inconmesurable catástrofe multiversal: la Crisis en Trierras Infinitas. Ciertamente, esta epopeya es uno de los más notables episodios de la historia de los comics, pero, ¿qué podemos hacer todos los que seguimos prefiriendo el sistema de los universos paralelos? ¿acaso podemos volver a la vieja mística de los héroes al estilo DC edad de plata, mundos paralelos incluidos?

Mientras hablamos de ello, se escucha el ruido que hace la caballería al acercarse. Se trata precisamente de la Tabla Redonda de la Justicia (RTA, por Round Table of Justice) y de los Caballeros de la Justicia (KJ, por Knights of Justice), oportunamente enviados en nuestra ayuda por Mr. Gary S. Carlson, con la orden de dar forma al Big Bang, la nueva gran explosión multiversal del mundo de los comics. Todo esto sucedió en la primavera de 1994, tiempo en que se publicó el número 1 de Big Bang Comics, cuya edició estuvo a cargo de una editorial independiente conocida como Caliber Press. El Big Bang trae diversos héroes, comenzando por aquéllos con un estilo igual al des lo dorados años cuarenta. Están el Knight Watchman (un detective enmascarado parecico a Batman), Venus, la diosa del amor (nos recuerda a la original Wonder Woman, de Charles Moulton), Ultiman (un lookalike de Superman), Beacon (en español, el Faro, un tipo con casco de minero que emite diversos rayos de poder). El estilo de dibujo es un homage (homenaje) al estilo personal de cada personaje original.

En el segundo número de Big Bang conocemos a Blitz, el Flash del mundo Big Bang, así como a Human Sub, quien fue un científico que tuvo que transformarse, para salvar su vida, en un andoride sub-acuático. Ya en el tercer número entra en escena la Silver Age y su nueva generación de superhéroes. Los chicos sixties son héroes nuevos que nunca conocieron a Ultiman o Blitz, a pesar de que ¡muchos de ellos llevan sus mismos nombres! Blitz utiliza su supervelocidad para entrar en acción y termina encontrándose con dobles de sus amigos de la Round Table of America, que lo ven como un impostor y que dicen formar parte de los Knights of Justice. La RtA, a su vez, se encuentra con el doble del Blitz que conocen. ¡Vaya un lío! Entonces aparece un ser hipernatural, el Dr. Weird, que explica a todos que existen dos universos coexistentes en diferentes planos vibracionales. La diferencia cronalentre los dos universos es de veinte años. Los mundos son casi idénticos, y por ello han producido héroes similares. Así, el primer Blitz, por haber vibrado a supervelocidad, atravesó la barrera interdimensional y llegó a la Tierra B (la de los forties), mientras que el segundo Blitz llegó por idéntico proceso a la Tierra A (la de los sixties).

Con lo anterior, Carlson abre nuevos mundos, reestablece el multiverso al estilo DC. Tenemos dos universos, el de la Golden Age (forties) y el de la Silverv Age (sixties). Se abre nueva,mente la posibilidad de presentar team-ups, o, como muchos prefieren decir, crossovers. Esperamos hasta que aparezca el número cuatro de BB y ¿qué creen que ocurre? ¡Big Bang salta hasta los noventas! En los nineties las versiones más dark de los chicos de la Silver Age protagonizan nuevas aventuras. Cyclone, el sidekick de Blitz de la Tierra A pierde sus piernas y se convierte en el Cyborg Overdrive.

Paralelamente a lo anterior, se produce una saga ultra-dark del Knight Watchman, denominada "Graveyard Shift" (tradúcese como "Turno de Medianoche"). Galahad, quien fuera en los sixties Kid Galahad, el sidekick de Knight Watchman, es gravemente herido. Kinght Watchman, que está retirado de las calles, decide volver a poner un poco de orden en esta miniserie de cuatro capítulos. Están en los nineties, y no ahorran en violencia ni en efectos visuales densos y explosivos.

En el número cinco de Big bang Comics... pero ¡oh extrañeza! No hay tal número cinco. Caliber llegó hasta ahí con el proyecto de Mr. Carlson. Sin embargo, tuvo la delicadez de ofrecer un fascículo premium consistente en el número 0 de la colección, el cual está dedicado también a hacer la presentación de los héroes en lso forties.

Tiempo después, Image, una compañía que sonó fuerte en los nineties, se abocó a relanzar Big Bang Comics. Se comenzaría una nueva serie. Se lanzaron nuevamente las Tierras A y B, y diversos crossovers eventuales. Entre los nuevos personajes aparece Mighty Man (un tipo llamado Bobby Berman, nos recuerda a Billy Batson). Bobby Berman puede transformarse en el supersujeto que es Mighty Man. Resulta que Bobby luego muere, pero transmite este poder de transformarse en el Hombre Poderoso a ¡una mujer! En efecto, ahora Ann Stevens se trannsformará en Mighty Man (y no en Mighty Woman, por si acaso). Esta circunstancia la ha valido formar parte de la noventera "Freak Force". Mighty Man fue creado por Erik Larsen, artista que colaborará con Gary carlson en todo lo concerniente a la versión Image de Big Bang Comics.

Image produjo varios números de esta línea de comics, de manera que los fanáticos de los multiversos pueden vivir nuevamente la emocionante experiencia de los mundos paralelos.