Make your own free website on Tripod.com



PARK COMICS

PARK COMICS AÑO UNO

por Rómulo Valenzuela

2da. Parte: Nace un Fanzine

Te acordás qué tiempos aquellos... qué tiempos aquellos...muchos ahora ya son ingenieros, pero que pocos quedamos rockeros... Y así como dice la letra de la canción de Los Enanitos Verdes se puede resumir el año 93, al menos para mí, ya les había contado en el Daily Park anterior como nos conocimos la mayoría en el Parque Universitario y mi grata experiencia con los Info boys ( y vuelvo a resaltar que no es la gente que se hace llamar Info hoy en día), ese año fué muy bueno: campeonó Universitario (soy crema, es inevitable), conseguí buenos comics dibujados por Neal Adams, y en lo laboral en Diciembre conseguí uno de esos contratos que en un mes te pagan lo que en tres meses, para diseño, dibujo y separacion de colores en montaje de láminas didácticas, tuve que recurrir a la ayuda de Carlitos Lavin, y fué para mi suerte que aceptara, pues me demostró que no le teme al trabajo duro, (compadre, 12 horas de chamba todos los días, más 3, 4, 5 horas extras), ahí también conocí a Carlos Cruzado, quien sería un Park boy después, pero eso es historia futura (año tres), luego de salir de ese aislamiento de 25 dìas, super cansados, un par de kilos menos, pero bien pagados y con nuestro respectivo canastón, Carlitos me dijo algo que le salió muy espontaneo... "Gracias por jalarme a esta chamba...¡pero no te quiero ver en tres meses..!"... Y es que tenía razón, 18 horas trabajando codo a codo con las mismas personas por 23 dìas seguidos te satura un poco. Pasamos una buena Navidad y un buen año nuevo, y llegó 1994, y yo seguía con mi idea de sacar un Fanzine para venta exclusiva en el Parque Universitario, y lo quería de la manera mas informal posible, sin las reuniones y polémicas de lo que va, que no va en el fanzine, además yo acababa de salir de un trabajo así en Diciembre (el que les relato al principio).

Corría el verano 94 y había perdido bastante contacto con todos los comiqueros, ya que fuí al Sur a ayudarle a mi buen amigo Miguel (promo) a arreglar su casa de Punta Hermosa y ganarme de paso con un mes de playa, con todo lo que eso implica; Sol, bikinis, cerveza en el malecón, un par de flacas, etc, (aunque debo confesar que me llevé un par de trades para leer allá), como sea mi "Paradise Island" no duró mucho, pues tuve que regresar a Lima, conseguí otro contratito pero esta vez por seis meses para trabajar en horario y condiciones normales, la estabilidad ya no existía hace mas de un par de años (gracias Fuji), y por lo general los contratos eran y son así, pero ya tenía seguros seis meses para mis gastos y mis vicios ( los comics y el VHS), me quedaban los sabados para ir a la playa o al Parque Universitario (saliendo de la chamba o regresando de la yapla era un suicidio por la hora...).

Pasa el tiempo, termina mi contrato, quiero contactar a la gente, pues todavía tenía la idea del Fanzine, pero no tenìa el nombre ni la gente para hacerlo, ya había pasado el plazo de tregua que me dió Carlitos para involucrarlo en otra locura de las mías, lo malo es que en esta no íbamos a ganar, pero al menos nos íbamos a divertir, esa era la idea. Carlitos me presenta con Boris, pero en el primer número que sacamos, en Setiembre del 94' arrancando con el Zero Month de la DC (después de la miniserie Hora Cero) solo fuimos Jhonny Pacheco, Carlitos y yo. A mí se me ocurrió un seudónimo ni bueno ni malo, M. Boss (por lo que a mi me dicen Molo en el rioba y lo de Boss porque me sentìa mismo Bruce Springsteen en esa época).

El nombre de Park Comics fué simplemente porque solo pensaba venderlo en el Parque Universitario y el logo del diablito era por lo diablo que se ponía el Parque pasadas las 5:00 pm. Sin reuniones ni nada, cada uno escribió por su lado, armamos el machote (o sea el texto a maquinón con las imágenes pegadas), le sacamos 10 fotocopias y las compaginé y engrapé con Carlitos en su casa (recontra artesanal), las llevo al Parque Universitario y se las dejo en el puesto del chato Victor.

El sábado siguiente voy de regreso al Parque, el chato me paga las diez copias y me pide diez mas, que a mitad de semana ya no tenía, se le habían agotado....lo llamo a Carlitos y le cuento, se mata de risa, eso fue todo, pasado un mes sacamos el otro número (recuerden que la otra idea era salir el mes que los Info boys no salían). Este Park# 2 contó ya con la colaboración de Hernan Salcedo (seguía con la idea de irse), Boris y Hector Sovero, estos dos últimos tenían sus diferencias, pero lo bueno del Park era que al no haber reuniones no tenían que verse tampoco, y para ser franco yo tampoco estaba como para prescindir de ninguno de ellos, escriben muy bien y encima yo con falta de personal (el articulazo de Futuro Imperfecto salió con mi Chapa pero fue de Carlitos, sorry man). Como sea, el Park#2 superó al anterior en vista y ventas... ¡Había nacido Park Comics y estaba para quedarse..!

Próximamente: Park en tiempos de guerra y el proyecto Fuckin' Comics...